Los jubilados, el punto débil de las formaciones emergentes