La experiencia es un grado: ¿a quién votarán nuestros mayores?