La siesta, cuestión de Estado