Las opciones de Rajoy y el Rey