Madrid, la comunidad más perjudicada en las balanzas fiscales