Manuela Carmena entierra la operación Chamartín y presenta un plan alternativo