Manuela Carmena, ¿obligada a rectificar?