Mariano Rajoy llega a su primer acto público tras la renuncia de Soria