El megáfono: ¿cuál será el pacto perfecto?