Los mercados redoblan la presión colocándonos cerca de la zona de rescate