El nombramiento de Soria divide al PP