Seguimos sin pactos factibles a la vista