Los partidos tiran de prestigiosos economistas para elaborar sus programas