El PP pierde la memoria: ahora sí se puede pactar con los nacionalistas