El PP está dispuesto a reformar la Ley Electoral aunque sea sin el apoyo del PSOE