La relación entre Pedro Sánchez y Albert Rivera no siempre ha sido buena