Rodrigo Rato, abucheado en la T4