La vicepresidenta de la Generalitat reconoce que no se puede garantizar que la consulta se celebre