El presidente de la Fundación Francisco Franco: "La basílica es territorio sagrado, allí no va a entrar nadie"