El presidente gallego da la sorpresa y no se presenta para liderar el PP