La venta de productos falsificados y móviles robados a la orden del día en los mercadillos madrileños