El profesor detenido en Málaga llegó a realizar 3.000 llamadas a la presunta víctima de los abusos