El propietario del castillo hinchable confiesa que se lo compró a un feriante