Hugo y María, el edredoning definitivo