Laisa, la bomba brasileña