¿Hay realmente tanta diferencia entre los productos ecológicos y los industriales?