El asesino de Laia, cabizbajo y sin pronunciar palabra durante las más de 11 horas de registro