Una reportera de 'AR' consiguió entrar hace unos meses en el piso de los okupas agresores