Nuestro reportero fue testigo del atentado en primera persona