La respuesta más castiza: Manolo Escobar contra las caceroladas independentistas