El rey, en los toros