Los reyes de España, como una pareja más, pasean por Malasaña