Samanta Villar: “Los primeros tres días sin móvil fueron de terror”