San Cristóbal: suciedad y peligro en el barrio más okupado de Madrid