Así funciona el negocio de la venta ilegal de rosas en Sant Jordi