La destrucción tras 50 días de bombardeo