Laurent Lèger: "Recibíamos amenazas, pero era inimaginable que vinieran a matarnos"