Bretón busca la complicidad de su familia