I. Arias y A. Duato podrían haber utilizado el testaferro de Granados y Marjaliza