Urdangarin continúa sin acordarse de nada