El coche de la Infanta, el único que llega a la puerta del edificio donde se celebra el juicio