Urdangarin y Torres, declaraciones exactas