La infanta Cristina, abandonada por la Casa Real