La Infanta asegura que la gestión contable de la empresa la llevaba su marido