Diego Torres, en su libro: "La Infanta leía los extractos, si había una desviación, Urdangarin le indormaba de los motivos"