Castro da cinco días hábiles a las partes para que indiquen si hay motivos para imputar a la Infanta