Los correos de Torres sacan a la luz que él y Urdangarin tenían relaciones con importantes miembros de la política nacional