Escrupuloso, maniático y con un gran autocontrol, así definen a Bretón los presos de confianza.