La defensa de la asesina confesa de Isabel Carrasco pide ocho años y medio de cárcel