Parte del dinero del escándalo de los ERES acabó en paraísos fiscales